A lo largo de su historia, el Movimiento Scout ha inspirado a sus millones de miembros a hacer una diferencia – aplicar su liderazgo para crear un mundo mejor. 

Los Scouts hacen cosas increíbles, desde acciones comunitarias simples hasta proyectos a gran escala, tales como prevenir el matoneo en las escuelas del Reino Unido, ayudar a las pandillas callejeras en El Salvador a reducir la violencia, limpiar un parque infantil en Texas y sembrar millones de árboles en toda África. En muchas de las áreas de conflicto más difíciles del mundo – Cachemira, Israel/Palestina, Ruanda/ Burundi e Irlanda del Norte, por nombrar algunas – los Scouts se han reunido en comunidades locales para hacer la diferencia. Sumando todo esto, los Scouts, como parte de un movimiento global, están haciendo del mundo un lugar más pacífico.

Observando este excelente trabajo, el rey de Arabia Saudita, el rey Abdullah y el rey de Suecia, el Rey Carlos Gustavo se reunieron para entregar a los Scouts un reconocimiento como “Mensajeros de la Paz”. Ellos creen que el trabajo que están haciendo los Scouts es tan impresionante que el Movimiento Scout debe ser reconocido por su contribución a la paz mundial y que debe apoyársele para que puedan hacer mucho más.

La Iniciativa de los Mensajeros de Paz del Movimiento Scout Mundial, fue puesta en marcha por el Comité Scout Mundial en 2011, tiene como objetivo inspirar a los millones de Scouts que están haciendo cosas increíbles en sus comunidades locales con el fin de informarle al mundo sobre el mismo, y por lo tanto inspirar a otros Scouts para hacer aún más. Cualquier proyecto Scout que traiga un cambio positivo a una comunidad – su salud, el medio ambiente, las circunstancias sociales, de seguridad o que atienda asuntos de conflicto – es un proyecto de Mensajeros de la Paz.